El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EL TEMPLE

  • EL TEMPLE
  • EL TEMPLE

EL TEMPLE

Año Construcción: 
1761
Situación: 

Pza. del Temple 2

Autor: 
Miguel Fernandéz

El edificio de El Temple, debe su nombre a la orden de los templarios que obtuvieron de Jaime I la donación de los terrenos junto a una de las mas importantes puertas de la ciudad, y aunque desde 1317 perteneció a la orden de Montesa, conserva su primitivo nombre. El edificio actual no conserva restos de la sede fundacional y corresponde a un proyecto unitario del arquitecto madrileño Miguel Fernández, que llegó a ser director de la Academia de San Fernando, ampliando notablemente el solar inicial. Construido entre 1761 y 770 bajo el impulso de Carlos III, constituye un magnífico exponente de los criterios academicistas vigentes en la época, razonablemente conservado, y con un importante contenido mueble y pictórico.

El edificio, hoy sede de la Delegación del Gobierno, se articula en torno a un severo claustro sobre el que se disponían las estancias de los caballeros. Su fachada principal, de gran sobriedad, contiene en un mismo paño las zonas correspondientes a la iglesia y al convento, conservando su unidad estilística y constructiva con la piedra de las canteras de Moncada y de Godella como único material.

La iglesia, de tres naves y con coro a los pies, alberga diversas capillas entre las que cabe destacar la dedicada a San Jorge, con columnas jónicas, estriadas, con capiteles dorados, decorando el altar. Su presbiterio se ilumina por una potente cúpula con linterna, apoyada sobre un tambor, en el que se disponen los huecos de iluminación. En su centro, se levanta un interesante baldaquín de mármoles y jaspes diseñado por el propio Miguel Fernández. Y la bóveda está decorada con importantes frescos de José Vergara.

En su interior conserva un lujoso baldaquín de mármoles y jaspes de variado colorido, formado por un cuerpo basamental, cuatro pares de columnas y cúpula coronada por una vistosa estrella en bronce dorado. Su fachada coronada por un potente frontón ostenta sobre su puerta principal el escudo de Carlos III, estando flanqueada por dos torres gemelas rematadas por chapiteles con teja vidriada.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)