El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

PISCINAS LAS ARENAS

  • PISCINAS LAS ARENAS
  • PISCINAS LAS ARENAS

PISCINAS LAS ARENAS

Año Construcción: 
1933 (1933-1934)
Situación: 

c/ Eugenia Viñes 34

Autor: 
Luis Gutiérrez Soto

En la Valencia de los años treinta, además de los cines, surgen algunos ejemplos de arquitectura racionalista ligados a tipologías que se identifican con el modo de vida moderno. Construcciones, deportivas y al aire libre, creadas tal y como defendían los miembros del GATEPAC desde las páginas del nº 7 (1932) de la revista “AC”, con el espíritu de nuestra época y que responden a la actual vida de playa. El arquitecto Luis Gutiérrez Soto, que ya había construido en 1931 la Piscina La Isla en el río Manzanares (Madrid), proyecta para Valencia un pequeño complejo deportivo y recreativo en torno a dos piscinas, una grande para competiciones y otra pequeña para niños, todo ello dentro del recinto del Balneario de Las Arenas, uno de los primeros (1888) que de forma fija había acogido la costumbre de la burguesía valenciana de tomar baños en el mar. La necesidad de elevarse sobre el nivel del terreno, como consecuencia de encontrarse junto al borde del agua, le brinda la oportunidad de plantear una plataforma de hormigón (cimentada por medio de placas) que sirve de circulación, estacionamiento y solárium de bañistas, y para graderías, bar y dancing del público espectador. Las obras fueron dirigidas por el arquitecto valenciano Cayetano Borso y el interiorista Carlos Cortina, y destaca en ellas, todavía hoy, la perfecta resolución de las circulaciones generadas por el complejo programa, la sencillez y modernidad de sus líneas, colorido e iluminación artificial, y la novedad de sus instalaciones técnicas (el agua que procede del mar se limpia y transparenta mediante un depósito decantador y cuatro enormes filtros). El conjunto está dotado de un fuerte sentido aerodinámico, con diseños y detalles constructivos procedentes de la arquitectura naval. Las piscinas fueron inmediatamente conocidas gracias al excelente cartel que Josep Renau diseñó para su inauguración en julio de 1934, y al año siguiente sirvieron como sede de los campeonatos nacionales de natación. Mantienen el uso en la actualidad, aunque han perdido su carácter público al encontrarse incluidas dentro del recinto de un nuevo y opresivo hotel de líneas neoclasicistas. Desde 1996 están incluidas en el Registro Internacional DOCOMOMO.

(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)