El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EDIFICIO RIALTO

  • EDIFICIO RIALTO
  • EDIFICIO RIALTO

EDIFICIO RIALTO

Año Construcción: 
1935 (1935-1939)
Situación: 

Pza. del Ayuntamiento 17

Autor: 
Cayetano Borso de Carminati
Intervenciones: 
Cristina Grau García, Camilo Grau García

Este singular edificio consta de sótano, planta baja, seis plantas superiores y ático, que se elevan sobre un solar muy irregular, recayente a la plaza del Ayuntamiento y a las calles Barcelonina y Moratín. Definido por su autor como un edificio marcadamente monumental, primero de los de su clase que se construye en Valencia, fue diseñado para albergar un cine de 1.400 espectadores, salas de café y té, restaurantes de verano e invierno y todos los servicios complementarios. En la actualidad, y tras la respetuosa restauración y remodelación realizada a finales de los ochenta por los hermanos Cristina y Camilo Grau, es sede de Teatres de la Generalitat Valenciana y del Institut Valencià de Cinematografia e incluye teatro, cine, sala de fiestas, cafetería, camerinos y oficinas.
El antiguo cinematógrafo, que en origen ocupaba cinco plantas, mostraba la influencia directa de otros cines contemporáneos similares (como el berlinés Universum, el parisino Gaumont o los madrileños Barceló y Capitol), al presentar un espacio unitario y diáfano, dotado de movimiento ondulante provocado por el escalonamiento de los anfiteatros superiores y de las escocias y bóvedas del techo. Los espacios interiores, totalmente renovados con una reinterpretación contemporánea del Art-dèco, fueron originalmente diseñados por el interiorista Francisco Ferrer, utilizando para ello elementos que aunaban el interés ornamental con el afán modernizante.
Sus fachadas recibieron tratamiento compositivo acorde, cada una de ellas, con la importancia del espacio al que debían asomarse: la recayente a la plaza del Ayuntamiento, la principal, ordena vertical y asimétricamente sus dos volúmenes prismáticos que presentan grandes rasgaduras acristaladas, un mirador tratado como incipiente muro cortina y remates diferenciados (el más bajo con detalles aerodinámicos tipo barco y el más alto, la torre, con escalonamientos y añadidos deudores del modernismo vienés y del dèco americano); y la posterior, carente por completo de elementos ornamentales, basa su carácter en el acusado y expresionista contraste entre el fragmento opaco, correspondiente a los laterales de las salas y almacenes, y el luminoso, ligero y casi artesanal muro cortina que, independiente de la estructura, protege los vestíbulos superiores.
(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)