El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EDIFICIO GÓMEZ I

  • EDIFICIO GÓMEZ I
  • EDIFICIO GÓMEZ I

EDIFICIO GÓMEZ I

Año Construcción: 
1903
Situación: 

c/ Paz 31

Autor: 
Francisco Mora Berenguer

Primera obra residencial de Mora y una de las primeras modernistas de la ciudad. Es el edificio más depurado de Valencia en la línea del Art-Nouveau francés, aunque la interpretación valenciana de este estilo fue básicamente ornamental. Mora pertenece a la primera generación de arquitectos que estudió en la Escuela de Arquitectura de Barcelona, recibiendo el influjo de los modernistas catalanes que se habían iniciado en esta corriente hacia 1890. No obstante, nunca se alcanzó en Valencia la expresividad del modernismo catalán, desarrollándose con un lenguaje más contenido. La influencia de Gaudí en Mora, de quién fue amigo, es evidente en las primeras obras de este arquitecto. El edificio Gómez I, con aire gotizante, consta de cinco plantas, diferenciando la principal con balcón de obra sobre el zaguán y mirador de grandes lunas en el chaflán. Dispone de dos escaleras, una para el principal más accesible y relevante, y otra para el resto del edificio, respondiendo a las exigencias burguesas en edificios compartidos por propietarios e inquilinos. Los muros, en un típico recurso de Mora, conjugan la imitación de sillares con paramentos lisos. Los vanos son lobulados y rebajados. La decoración es de elementos vegetales con acusado relieve en los balcones de obra que se sitúan sobre el acceso y coronando el mirador. El impacto de este mirador se aprecia en obras posteriores del propio Mora así como de Ferreres. De gran relevancia es el gran alero de remate en el que se manifiestan las cabezas de las vigas, roto en la calle de la Paz con un agudo gablete perforado por un óculo cuadrilobulado. Coincide en algunos elementos (abombamiento de balcones, mirador, antepechos de piedra y tratamiento de las fábricas) con el edificio de la Gran Vía de Sagnier (1904) y la casa de la calle Mallorca de Doménech i Montaner (1900), recuerda el aire medievalizante de la Casa Arnús de Sagnier (1903) o de las obras de Puig i Cadafalch, todos ellos en Barcelona. Pero el antecesor directo de la Casa Gómez I fue la Casa Calvet de Gaudí con su sillería y mirador, premiada por el Ayuntamiento de Barcelona como el mejor edificio construido en la ciudad en 1900.Mora (influyente y prolífico arquitecto que ocupó diversos cargos oficiales) se adaptó a lo largo de su carrera a los gustos de la clase dirigente. Durante los primeros años de su profesión aceptó plenamente la llamada Escuela de Barcelona rechazada por otros arquitectos, renunciando a ella posteriormente, en su discurso de entrada a la Real Academia de San Carlos en 1915, por “su carencia de severidad y su abundante e inmotivada decoración” alabando únicamente a Doménech i Montaner y a Sagnier, al que atribuyó sus dos edificios en la calle de la Paz.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)